• Diego Maenza

Recorrido por los pisos que perturban

De tradición fantástica y empuje psicológico, los cuentos de Andrés Chávez Corral en Los primeros siete pisos están asaetados por un halo perturbador y orientado a incomodar.

El recorrido no es acogedor, pero el autor nos ha abierto la entrada principal, nos recibe en recepción y nos deja al antojo de la narrativa. Sea que accedamos a las historias por las escaleras o por el ascensor, cada cuento nos dejará la huella de la rareza y en cada piso encontraremos un motivo de lo humano explorado con paciencia e ingenio.

El primer piso nos acalora con la incendiaria historia de un pirómano. En el segundo asistimos al tributo a una mujer fugaz. El tercer piso es un relato policial que culmina estremeciendo. El cuarto piso nos acerca la historia de un infanticida. La tensión y el enigma matiza el relato de Julia, una mujer ausente que vive en el quinto piso y de quien se especula su muerte. La madre como símbolo y presencia en el relato del sexto piso. Y finalmente, el cuento más borgiano, Legión, que remite a una mitología psicológica muy en auge, pero que estimulada por el resorte ficcional de la sorpresa se torna audaz y original. Al acceder a los últimos renglones, nuestro recorrido culminará en el asombro y el extrañamiento.

La presencia femenina como detonante inspirador en el rol de mujer enigma o madre ausente, y la aparición de los hombres como seres repugnantes y tenaces en algunas ocasiones y resignados y temerosos en otras, brindan la espesura adecuada para comprender los motivos del ser humano filtrados en personajes aborrecibles que el autor naturaliza con evidente habilidad y que de cierto modo terminarán por convencernos de sus razones. ¿Para qué vive un personaje sino para justificarse ante el lector? Los personajes de Chávez Corral abusan de este don y terminarán por convencernos, y esta es una cualidad del libro.

Insertados en la ficción con fuerza propia los protagonistas develan un juego de máscaras en el que nada es lo que parece.

Andrés Chávez Corral, con Los primeros siete pisos se yergue como una extraña mezcla entre M. Night Shyamalan y Jorge Luis Borges.




27 vistas

© 2016-2020 por DIEGO MAENZA

  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco

Eres la visita número: