• Diego Maenza

Remembranza

Releo a Bolaño: Los detectives salvajes. Veo la portada y me mareo con una nostalgia alucinante. La pintura de Vettriano con sus colores cálidos me turba. Me invade un recuerdo que no acabo de asir, como si un espíritu de aquella época dominara mi cuerpo sin lograr, no obstante, ocuparme del todo.

Jack Vettriano, The Billy Boys

Quisiera dejar que me domine, trato de que me domine a pesar del dolor transitorio de esa remembranza insospechada. Vuelvo a ser un niño acostado en una hamaca esperando el regreso de mi madre, mantengo unos delgados libros sobre mi regazo (esos libros los puedo ver bien: son los de mi infancia), y nada más. La nostálgica imagen se desvanece. Lo importante no es mi frágil cuerpo reposando sobre la tela. Es lo que pienso en ese momento. Es un pensamiento de adulto, un pensamiento oscuro que no debería estar en mi cerebro. Y esto es lo que no logro descifrar. A pesar de todo, queda ese palpitar, esa pulsión incitadora que me mueve las manos y me obliga a voltear el libro.


0 vistas

© 2016-2020 por DIEGO MAENZA

  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco

Eres la visita número: